¿Puedo saber?

¿Qué es el ser humano? ¿Cuál es su propósito? A estas preguntas hay muchísimas respuestas. Un día, mientras reflexionaba, me di cuenta que buscar la respuesta a estas preguntas es como buscar cómo funciona algún equipo tecnológico: consultando el manual de instrucciones. Para saber acerca de algún aparato y sobre su funcionamiento tenemos que consultar al diseñador y creador del mismo. Así mismo pasa con la humanidad.

Si la humanidad se deshace de su Creador, se deshace también de las respuestas a las grandes preguntas de la vida. Dicho de otra manera, si ni siquiera estamos dispuestos a considerar la existencia de Dios (i.e., un Ser perfecto, personal, quien originó todas las cosas), entonces no debemos esperar que la vida tenga algún significado. Sin Dios no seríamos capaces de hablar con autoridad alguna sobre lo que existe. Nos quedamos como prisioneros de nuestras propias experiencias, sin poder hablar sobre algo más allá de estas. En fin, así como estaríamos perdidos en cuanto a la funcionalidad de un equipo sin el manual de instrucciones, sin la orientación del creador y diseñador del mismo, así también la humanidad sin Dios. Alvin Plantinga, un filósofo reconocido, se basa en un principio similar al criticar el naturalismo (i.e., cosmovisión que reduce todo lo que existe a lo natural; no hay nada sobrenatural). Según Plantinga, el ser humano es capaz de adquirir conocimiento si sus facultades cognitivas están funcionando de acuerdo a un diseño que permite la apreciación de la verdad (i.e., descripción que corresponde a la realidad).

Si no hay un diseñador divino detrás de nuestras facultades cognitivas, ¿qué esperanza existe de que realmente tengamos la capacidad de conocer la realidad tal como es? Mi respuesta: ninguna.

De toparnos con un artefacto como este, el cual aparece en la teleserie Continuum (estrenó en el 2012), definitivamente no lo podríamos entender a menos que su creador nos revele los planes (y tengamos la capacidad intelectual requerida).

¿Qué opina usted? Le invito a compartir su opinión, comentando tanto el contenido de esta columna como los comentarios de otros lectores y de otras lectoras.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo De Pensar y de Creer, Filosofía, Reflexiones

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s