El argumento evolutivo en contra del naturalismo

“En mí la horrible duda siempre surge de si las convicciones de la mente del hombre, la cual se ha desarrollado de las mentes de animales inferiores, son de algún valor o confiables en lo absoluto. ¿Confiaría alguien en las convicciones de la mente de un mono, si es que existen tales convicciones en dicha mente?” – Charles Darwin

¿Es el naturalismo incompatible con la racionalidad? Esto, por supuesto, depende de cómo definamos nuestros términos. Tomemos el naturalismo como la idea de que lo único que existe es la naturaleza.[1] La realidad primordial no es Dios, sino la materia (Dios no existe en una cosmovisión naturalista).[2] “El universo es un sistema cerrado” y “no está abierto a ser manipulado desde el exterior”.[3] Su orden y complejidad son resultados de su esencia, sus leyes.[4] Como resultado, los seres humanos son simplemente materia complejamente organizada. James Sire lo pone de la siguiente manera, “Los seres humanos son ‘máquinas’ complejas; la personalidad es una interrelación de químicos y propiedades físicas que todavía no entendemos completamente”.[5] La razón, por otro lado, se refiere sencillamente a “la facultad humana que hace del conocimiento algo posible, incluyendo la memoria y la sensación”.[6] Basándose en este análisis de los términos algunos pensadores han argumentado que el naturalismo es incapaz de fundamentar o asegurar la racionalidad del ser humano. Entre estos se encuentran C.S. Lewis, Victor Reppert y Alvin Plantinga. En la siguiente sección estaré presentando un resumen del argumento de Plantinga.

En Where the Conflict Really Lies: Science, Religion, and Naturalism, su libro más reciente, Plantinga presenta su “argumento evolutivo en contra del naturalismo” de la siguiente manera:

1. P(R/N&E) es baja.[7]
2. Todo aquel que acepte (crea) N&E y vea que P(R/N&E) es baja posee una refutación para R.
3. Todo aquel que posea una refutación para R pasa a tener una refutación para cualquier otra creencia, incluyendo N&E.
4. Si alguien, por aceptar N&E, pasa a tener una refutación de N&E, entonces N&E se derrota a sí misma, se contradice y no puede aceptarse racionalmente.
5. Por lo tanto, N&E no puede ser aceptada racionalmente.[8]

La premisa más importante es la primera. Una pregunta clave que nos debemos hacer al evaluar la veracidad de la primera premisa es si el comportamiento adaptivo (lo que le interesa a la selección natural) requiere que nuestras facultades cognitivas generen mayormente creencias verdaderas. Plantinga dice lo siguiente:

Si el comportamiento adaptivo garantiza o hace probable la existencia de facultades confiables, entonces quizás P(R/N&E) sería bastante alta: nosotros o, más bien, nuestros ancestros al menos actuaban con un comportamiento adaptivo razonable, así que debería ser que nuestras facultades cognitivas sean al menos razonablemente confiables, en cuyo caso sería probable que la mayoría de nuestras creencias sean verdaderas. Por otro lado, si el nosotros tener facultades confiables no es garantizado o probable dado un comportamiento adaptivo, entonces es de suponer que P(R/N&E) será bastante baja.[9]

Él a fin de cuentas argumenta que el comportamiento adaptivo es posible con la posesión de creencias falsas. Esto principalmente se debe en parte a que no es el contenido de la creencia lo responsable del comportamiento, sino las propiedades neurológicas elaboradas por la selección natural. Estas propiedades neurológicas son las que determinan el contenido de las creencias (el cual podría ser falso o verdadero). Esto es cierto tanto del materialismo no-reductivista (i.e., el contenido de las creencias es determinado, pero no reducible a propiedades neurofisiológicas) como del materialismo reductivista (i.e., el contenido de las creencias es tanto determinado como reducible a propiedades neurofisiológicas).[10] En cualquiera de estos casos sería sensible asignar una probabilidad de .5 a cualquier proposición generada por nuestras facultades cognitivas (dado a que no existe razón alguna para pensar que la selección natural favorece creencias falsas o verdaderas). Plantinga entonces concluiría que P(R/N&E) es baja dado a que, basándonos en este análisis, “Si uno cuenta con al menos 100 creencias indepenientes y la probabilidad de cada una ser cierta es de .5, entonces la probabilidad de que 3/4 de las 100 sean ciertas, lo cual es un requerimiento modesto para confiabilidad, sería menor que una en un millón”.[11] Las otras premisas de este argumento fluyen naturalmente. El naturalista que ve la veracidad de la primera premisa no tiene otra opción que abandonar su naturalismo.[12]

¿Qué les parece este argumento? Les invito a comentar al respecto. En lo personal estoy de acuerdo con Plantinga. El que acepta la cosmovisión del naturalismo se queda a fin de cuentas sin una base para afirmar la confiabilidad de nuestras facultades cognitivas. No hay razón para aceptar la veracidad del naturalismo.

Notas:
[1] C. Stephen Evans, Pocket Dictionary of Apologetics & Philosophy of Religion (Downers Grove, Ill: InterVarsity Press, 2002), 79.
[2] James W. Sire, The Universe Next Door: A Basic Worldview Catalog (IVP Academic, 2009), Kindle Electronic Edition: Chapter 4, Location 713.
[3] Ibid., Location 735
[4] Ibid.
[5] Ibid., Location 746
[6] C. Stephen Evans, Pocket Dictionary of Apologetics & Philosophy of Religion, 99.
[7] Esto se refiere a la probabilidad P de R (el nosotros poseer facultades cognitivas confiables) dado N&E (la unión de naturalismo y la teoría evolutiva contemporánea).
[8] Alvin Plantinga, Where the Conflict Really Lies: Science, Religion, and Naturalism (New York: Oxford University Press, 2011), 344–345.
[9] James Beilby, ed., Naturalism Defeated?: Essays on Plantinga’s Evolutionary Argument Against Naturalism (Ithaca: Cornell University Press, 2002), 4–5.
[10] Alvin Plantinga, Where the Conflict Really Lies, 326–335. En versiones anteriores de este argumento Plantinga considera la posibilidad de que el contenido de una creencia juegue un papel causal en el comportamiento. En dicho caso él todavía considera P(R/N&E) ser baja o inescrutable. Ver Beilby, Naturalism Defeated?, 8-12.
[11] Daniel C. Dennett y Alvin Plantinga, Science and Religion: Are They Compatible? (New York: Oxford University Press, 2011), 19–20.
[12] Abandonar la evolución parece no ser una opción genuina para el naturalista ya que, como dice Plantinga, “la evolución es la única alternativa para el naturalista respecto a la cuestión de cómo toda la variedad de flora y fauna surgió”. Ver Beilby, Naturalism Defeated?, 12.

 

***Citas son traducciones mías del inglés***

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Ateísmo, Crítica Filosófica, Páginas de apologética

Una respuesta a “El argumento evolutivo en contra del naturalismo

  1. El error de Plantinga es considerar a cada creencia como un ente separado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s