Prueba y Ve: ¿Cuánta Evidencia?

 

¡Saludos nuevamente lectores y compañeros de Facebook! Quisiera por medio de este escrito cambiar un poco la línea que he llevado hasta el momento. Mis últimos posts han provisto material para poder pensar adecuadamente en los temas que continuaré discutiendo poco a poco. Esto lo continuaré haciendo posteriormente, pero aquí quiero comenzar a discutir porqué creer en el cristianismo. Piensen respecto a lo que aquí quiero establecer antes de que profundice en los argumentos. A lo largo de este escrito discutiré brevemente qué ha estado sucediendo en cuanto a la credibilidad del cristianismo y también sobre cómo tener una perspectiva correcta antes de enfrentar los argumentos.

¡Comencemos!

Recientemente ha salido mucha literatura y programación con la intención de descartar la creencia religiosa como una sin fundamento, irracional, ilógica e incluso maligna. Estos ataques son mayormente dirigidos al cristianismo per se. Autores como Christopher Hitchens (“God Is Not Great: How Religion Poisons Everything”) y Richard Dawkins (“The God Delusion”) son ejemplo de esto. Por otros medios también tenemos al comediante Bill Maher con su “documental” llamado “Religulous”. Ahora bien, contrario a como muchas veces pintan el cristianismo, ésta fe es una que está, como he escuchado a algunos decir, “atornillada a la realidad”.

La verdad es que el cristianismo no es ridículo ni tampoco irracional. Argumentos a favor de una cosmovisión teísta han llegado a convencer recientemente a Antony Flew, filósofo reconocido, de abandonar su ateísmo. Flew, aunque adopta una posición deísta actualmente (según tengo entendido), está abierto a las demás afirmaciones de la fe cristiana. Pueden leer más acerca de su historia en su libro “There Is a God: How the World’s Most Notorious Atheist Changed His Mind”. Como Flew hay muchos otros. Además, es interesante notar lo bien que se ve la cosmovisión cristiana bajo un ambiente de debate. Como ejemplo tenemos los debates que ha tenido William Lane Craig, un filósofo cristiano reconocido, con varios exponentes del ateísmo e incluso del islam en distintas universidades. Algunos de sus debates están al alcance de todos en su página ReasonableFaith.org. De hecho, Craig en conjunto con J.P. Moreland, otro filósofo cristiano, prepararon una obra extensa de argumentos a favor de la cosmovisión cristiana llamada “The Blackwell Companion to Natural Theology” que salió recientemente. Un lector ateo en Amazon.com comentó lo siguiente de dicha obra: “Como ateo reconozco esta obra como la defensa cumbre de una posición teísta que jamás se haya escrito…El resultado es impresionante, aun para el ateo”. Nuevamente, como Craig y Moreland hay muchos otros que también han escrito para una audiencia general. ¿Cuál es mi punto por medio de esta introducción? No menospreciemos la fe cristiana comparándola a un cuento de hadas. Esto sería un grave error en mi opinión. El cristianismo es una fe razonable. Veamos ahora algunos de los argumentos que pretendo compartir con ustedes. Para algunos quizás los nombres de estos argumentos no tengan sentido y quizás ni los hayan escuchado, pero luego abundaré lo mejor que pueda en otros posts:

  1. El argumento cosmológico Kalam
  2. El argumento teleológico
  3. El argumento a partir de la moral
  4. El argumento a partir de la razón
  5. El argumento a partir de la historicidad de Jesucristo y su resurrección
  6. El argumento a partir de experiencia religiosa
  7. El argumento a partir de la existencia del mal

Existen varios más (ontológico, etc.), pero basta con mencionar éstos por el momento. Claro está, no pretendo afirmar que se puede comprobar la fe cristiana como un teorema matemático (al igual que con todas las demás creencias), pero sí que es lo suficientemente razonable como para ser afirmada por cualquier individuo. Por otra parte, quisiera dejar muy claro que, aun estos argumentos fallen, la realidad del cristianismo sigue en pie. Afirmar lo contrario sería: 1) cometer una falacia lógica y también 2) contradecir algunos elementos claves de la fe cristiana. Quisiera discutir esto a mayor profundidad.

Número uno, aunque todos estos argumentos caigan por completo (buscar esto sería una tarea bastante ambiciosa y difícil), aun podría darse el caso de que Dios exista. Filósofo ateo Kai Nielsen dice lo siguiente:

“Demostrar que un argumento es inválido o que carece de solidez no es demostrar que la conclusión del argumento es falsa. …Toda prueba a favor de la existencia de Dios puede fallar, pero aun puede ser el caso que Dios sí exista. En fin, demostrar que las pruebas no funcionan no es suficiente en sí mismo. Podría darse el caso de que, aun así, Dios exista.”

El ateo debe proveer argumentos a favor de su creencia en la no-existencia de Dios, no basta con siempre criticar la oposición. Esto me lleva al segundo punto.

A Bertrand Russell, un filósofo conocido, en cierta ocasión se le preguntó qué él le diría a Dios si, luego de morir, se encontrara cara a cara con Él. Russell respondió que le diría “no me diste suficiente evidencia”. No sé a cuáles argumentos estuvo expuesto Russell a través de su vida o qué en realidad pensaba en su interior, pero su respuesta me lleva al segundo punto. Quiero que pienses profundamente en la siguiente pregunta: ¿Cuánta evidencia en realidad es necesaria para convencerte de la revelación de Dios en Su Hijo Jesucristo? Me parece que es una pregunta bastante personal. No creo que haya una respuesta válida para todos. Ahora bien, Ravi Zacharias, autor y orador, dice lo siguiente:

“Dios ha puesto lo suficiente en este mundo como para que el ejercer fe en Él sea una decisión muy razonable y a dejado fuera de este mundo lo suficiente como para hacer imposible el vivir por puro razonamiento y observación.”

El cristianismo afirma que, independientemente lo que una persona pueda pensar, la realidad de un Creador es palpable y la culpabilidad del pecado está marcada en nuestro ser. Por ejemplo, en el Salmo 19:1 dice: “Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos”. Pablo en Romanos 1:20 lo pone aun más directo: “Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa”. Respecto a la culpabilidad del pecado, Pablo continúa diciendo de los gentiles (naciones fuera del pueblo israelita) en Romanos 2:15: “Éstos muestran que llevan escrito en el corazón lo que la ley exige, como lo atestigua su conciencia, pues sus propios pensamientos algunas veces los acusan y otras veces los excusan”. Juan Calvino, un teólogo reconocido del siglo 16, resume estas ideas en un concepto denominado sensus divinitatis en latín. Es decir, todo ser humano, creado a imágen y semejanza de Dios, en lo profundo de su ser conoce estas cosas. Por otro lado, el cristianismo también afirma que Dios mismo confirma en el corazón de las personas el mensaje de salvación por medio de Jesucristo (Juan 16:7-11). Todo aquel que sinceramente busque a Dios de corazón no será defraudado.

“Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes” (Santiago 4:8a)

Aparentemente la respuesta de Russell no es una excusa válida. Esto es bien chocante y difícil de tragar. Antes de dialogar y debatir estos temas debemos auto-examinarnos y pensar en estas cosas. No me malinterpreten, a mi me gusta dialogar y debatir estos temas (de ahí el que esté escribiendo los posts). Pero tampoco puedo negar esta realidad que aquí describí. Alguien podría decir, “Sí Juan, pero si Dios se manifestara a todos, entonces creeríamos en Él”. Bien, aunque entiendo que Dios sí ha manifestado lo suficiente (párrafo anterior), pensemos en lo siguiente. Aun si todos creyeran en la existencia de Dios, ¿por consiguiente resultaría que las personas pondrían su fe en Él, tendrían una relación personal con el Creador? Aun si Dios escribiera en el cielo con las nubes “¡Yo soy real! Yo, Dios, envié a Jesucristo mi Hijo amado para que muriera por sus pecados. Arrepiéntanse, vengan a mi y sabrán que soy Bueno”, ¿esto garantizaría que las personas se conviertan a Él? Estoy convencido que esto no es así. A mi mente vienen varios ejemplos de esto:

1) Michael Ramsden, evangelista y apologista cristiano, en una charla narró una experiencia que tuvo con una muchacha. Luego de una exposición acerca de la historicidad de la resurrección de Cristo, la muchacha, quien resultó convencida, interesantemente le preguntó: “si me vuelvo cristiana, ¿tendría que dejar de acostarme con mi novio?”. Ramsden, luego de responder que sí, la muchacha le dijo: “entonces no quiero ser cristiana”.

2) Aldous Huxley, escritor inglés, dice lo siguiente (paráfrasis mío):

“La filosofía de la falta de sentido (nihilismo) ha sido un intrumento de liberación tanto para mí como para mis contemporáneos, sin duda alguna. La liberación deseada fue una tanto de ciertos sistemas políticos y económicos y también de cierto sistema moral. Nos opusimos a la moralidad porque interfería con nuestra liberación sexual; nos opusimos al sistema político y económico porque era injusto. Los partidarios de estos sistemas afirmaban que de alguna manera encarnaban el sentido (un sentido cristiano ellos insistían) del mundo. Había un método sencillo y admirable para refutar estas personas y al mismo tiempo justificar nuestra revuelta política y erótica: Podíamos afirmar que el mundo carece de cualquier noción de sentido.”

3) Asumiendo la confiabilidad del AT, los israelitas tuvieron manifestaciones maravillosas de la presencia de Dios y aun así muchísimos de ellos no quisieron entablar una relación personal con Él.

Reflexionemos en lo que he querido traer por medio de este note. Sí existen argumentos que podemos discutir y debatir. Sí, estos argumentos tienen la capacidad de convencer a distintos individuos y, en este sentido, son valiosos. Ahora bien, hay más factores que influencian el que una persona se rinda a Dios o no. También, como discutí, en ausencia de estos argumentos aun así la persona puede conocer en realidad que Dios sí existe. Es por esto que, aun cuando a algunos le parezca arrogante o extraño, puedo afirmar que conozco la Verdad. El que no pueda demostrar esta Verdad a otros no implica que yo no conozca esta Verdad. El creyente realmente está justificado en su creencia en Dios tomando en consideración lo mencionado a través de este. En fin, aun sin argumentos como éstos, cualquier persona puede en realidad conocer a Dios por medio de Jesucristo. Mucho más se podría decir al respecto, pero no quiero abrumar a nadie. “Un bocado a la vez” es mejor. Piensen al respecto. ¡Hasta la próxima!

“Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian.” (Salmo 34:8)

¿Cuánta Evidencia?

¿Cuánta Evidencia?

***Las citas son traducciones mías. Si a alguno le interesa la cita en el lenguaje original, o la fuente de la misma, déjenme saber***

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo De Pensar y de Creer

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s